122 Años Estación Zelaya | Hoy su estado es lamentable


122 AÑOS, han pasado del aquel 30 de abril de 1892, cuando comenzaba a brindar servicios la estación Zelaya.

El ferrocarril Central Argentino, fundaba la estación Zelaya, con el nombre de Copello. Siendo la primera estación del Partido del Pilar. Que con el pasar de los años iba dando servicios de todo tipo, hasta que en cierto punto los trenes llegaban a Río Tercero, pero eso entra en la historia de la misma, sin embargo vamos hablar de cómo está en su actualidad.

Hoy nos preguntamos…

 ¿Qué pasó, que en nuestros tiempos está en malas condiciones? ¿Qué interés le da y le dio la sociedad Zelayense a la estación? ¿En qué fallamos? Muchas respuestas que nos pueden llevar a una conclusión,  ‘lo que se no se valora, en el futuro se lamenta’. Lamentablemente de apoco se va a empezar a notar esa situación.

Por una parte la falta de mantenimiento  de las empresas concesionarias que estuvieron a cargo del ramal Victoria-Capilla del Señor. En sí todo comenzó en 1995, cuando el esplendor de la estación se iba apagando lentamente, la ex empresa TBA decide cerrarla de manera oficial a la estación, lo cual entró en una decadencia que cada día se hace más notable. Pero a su vez alrededor de la misma hay una sociedad,  hay habitantes, hay vida. Vida que está gracias a la estación, porque el pueblo se formó sobre la misma ¿Y esa sociedad se preocupa por el edificio ferroviario, más allá que la empresa no lo haga? ¡No! Hace 19 años la estación cerraba  sus puertas ¿Y qué  paso después? Se han ido a vivir familias, familias que no le tienen interés, y no tratan de preservar el edificio porque están constantemente destruyéndola y cambiando su imagen a un conventillo de las décadas pasadas.

Lamentable ¿no? Pero es la realidad, a muchos nos molesta que está ocupada, el que toma la iniciativa en hacer algo, nadie ayuda, ni siquiera las autoridades máximas que tienen poder sobre la localidad de Zelaya.

Muchos pueblos que se han quedado sin servicios ferroviarios, recuperaron su estación y muchas son centros de cultura, bibliotecas o hasta museos, ¿Por qué no sucede en Zelaya? Se ve que la sociedad no está interesada por preservar el edificio.

¡Sería más lindo que sea una estación de trenes como tiene que ser! Donde su sala de espera esté abierta junto con la boletería, y también que toquen la campana cuando sale una formación. Quizás algún día suceda eso, pero mientras tanto estamos en una realidad muy dura, la estación Zelaya se viene abajo lentamente y nadie es capaz de hacer algo.

Si las personas que han vivido la época de oro ven la estación esas condiciones, se vuelve a morir. Es triste pero es la verdad.

Por eso conmemorar nos hace bien, porque lo que fuimos en el pasado somos en el presente, y el presente es hoy y la estación tiene que ser recuperada por su mismo pueblo.


BY ZELAYA|PUEBLO

Entradas populares