Conmoción en Zelaya, tras abuso y suicidio

Conmoción en el pueblo, tras hombre abusar a una menor y luego suicidarse en la zona rural.  


Nicolás Ramírez, la imagen que circulaba en redes sociales. 
Zelaya, un pueblo en donde la tranquilidad se caracteriza, pero en estos dos últimos días se conmocionó tras unos de los hechos más terribles de los últimos tiempos.

Un hombre que había sido denunciado por abusar de una menor de edad hija de su pareja, fue hallado ahorcado en una arboleda de zona rural de Zelaya, en un hecho que dejó a todos los habitantes desconcertados.

La víctima fue identificado por la policía como Celustiano Ramírez, trabajador rural de 51 años quien era buscado desde el domingo a la tarde ya que estaba acusado de haber perpetrado un abuso contra una menor de 12 años, hija de su pareja.

Él llegó a Zelaya desde la provincia de Corrientes, muy educado hacia a los demás pobladores a través del saludo, y la madre de la menor, oriunda de Zelaya, más precisamente de la zona rural y muy conocida en el pueblo, pero  enterada del hecho, la ella acudió a la Comisaría de la Mujer de Pilar para realizar la denuncia correspondiente, interviniendo desde ese momento la Fiscalía de Violencia de Género y personal policial de la Comisaría 6ª de Villa Rosa.

Una vez que trascendió la denuncia, el hombre escapó de su casa, ubicada en Miramar y Río Gallegos, hacia la zona rural de Zelaya, por lo que comenzó una intensa búsqueda por parte de la policía. De hecho, en las redes sociales se difundió su nombre y rostro, señalando el grave crimen por el que se lo acusaba e intentaba ubicar.

El ahora fallecido se fugó a bordo de su auto, un Peugeot 205 de color rojo (patente RYY 443), que fue hallado ayer cerca de las 11 de la mañana en las cercanías de las calles Patricios y Migueletes en una zona de añosa arboleda conocida como el monte de Los Loros, a pocos metros de la Capilla del Milagro. Allí, un llamado dio cuenta de que se había encontrado a una persona sin vida.

Al llegar la policía junto al hijo del prófugo (un joven de 23 años de edad), este constató que se trataba de su padre: su cuerpo sin vida colgaba de una soga sujetada a su cuello, en una zona rural.
Por otra parte, el hijo del fallecido expresó a los investigadores que en la noche del domingo había encontrado una carta de despedida por parte de su progenitor, “aduciendo que lamentaba el hecho, que lo perdonara y que desde arriba lo iba a ver”, de acuerdo expresaron las fuentes.

Que ocurrió
El abuso habría ocurrido en la misma mañana del domingo último cuando la mujer, de 33 años, recibió a su pareja en su casa de Coronel Zelaya al 1200 y salió a hacer las compras al almacén del pueblo.


El ahora fallecido habría aprovechado que se quedó solo con la menor para ingresar a su cuarto mientras dormía e intentar abusarla. La chica logró zafar y se encerró en el baño, al tiempo que le envió un mensaje a su madre pidiéndole que volviera rápido. Cuando la mujer llegó, el supuesto atacante ya se había ido y desde entonces, ya nadie parece haberlo vuelto a ver con vida.




Fuentes: Diario de Pilar -.

Entradas populares